Un día en Chueca

Cualquier día puedes encontrar el pretexto perfecto para visitar Chueca, el barrio más desenfadado, tolerante y alternativo de Madrid. Galerías de arte, tiendas, restaurantes y terrazas inundan sus calles, con todo tipo de propuestas para disfrutar las 24 horas del día, los 365 días al año. 

Aquí te proponemos cómo pasar un día entero en Chueca, descubriendo nuevos lugares, y te damos las claves para que aproveches tu tiempo al máximo.

9:30 "A desayunar"

Podríamos elegir muchos sitios para desayunar en el barrio de Chueca. Como lo más moderno es a veces lo más tradicional, nos quedamos con todo un clásico: La Austriaca (San Onofre, 3), un bar de esos de toda la vida por el que se dejan ver actores, diseñadores, cantantes... Para acompañar el café se puede pedir una porción de sus riquísimos bizcochos. También paseando por la calle Hortaleza en el número 38 encontraremos Pannus un concepto económico (abierto 24h de jueves a sábado) para poder desayunar como es debido.Y si quieres disfrutar de una decoración moderna y de un ambiente tranquilo en D'Mystic (Gravina, 5) encontrarás una amplia variedad no sólo en desayunos.

10:00 "Un Poco de arte"

Si existe un adjetivo que defina a esta zona es el de vanguardista. Por eso, no hay nada mejor que recorrer las galerías de arte que abren aquí sus puertas. El itinerario puede comenzar en la de YellowKorner (Belén, 2), especializada en las últimas tendencias en fotografía promoviendo los talentos de ayer, hoy y mañana. Para continuar, después, por la de Juana de Aizpuru (Barquillo, 44), que, desde su inauguración en 1983, ha dado cabida a nombres imprescindibles de la fotografía como Alberto García Alix y Cristina García Rodero. Siempre sorprendentes son las propuestas de Begoña Malone (Pelayo, 50) y Mad is Mad (Pelayo, 48), donde además se pueden comprar pequeñas cosas y objetos curiosos de lo más creativos, firmados por artistas de hoy.

13:00 "La hora del vermú"

Es hora de hacer un alto en el camino y probar el vermú de grifo de Reus que sirven en las Bodegas Ángel Sierra, en la misma plaza de Chueca. Una taberna con solera, inaugurada en 1917, a rebosar siempre de gente. Anchoas, aceitunas y atún en escabeche son algunas de las propuestas para acompañar la bebida. También podemos acercarnos hasta el Mercado de San Antón, en la primera planta (al lado de los quesos) hay un rincón donde disfrutar de una buena copa de vino y una gran variedad de la croqueta española: La Alacena. Y si queremos un poquito de Jamón en Toma Jamón (Plaza de Pedro Zerolo, 11) podremos disfrutar de buenos productos ibéricos acompañados de un vinito o una cerveza.

14:00 "A comer"

Innovar y evolucionar es la máxima de Le Cocó con su nuevo concepto de restobar que abre sus puertas recientemente en la calle Barbieri número 15 de la mano del empresario hostelero Esteban Arnáiz acompañado por un equipo de profesionales del sector. El chef del restaurante no es otro que Juan Rioja quien ha escogido los productos mediterráneos como protagonistas de unos platos tanto saludables como suculentos.

Vivares (C/ Hortaleza, 52) un restaurante renovado que abrió sus puertas en 1930. Sus más de 30 años de existencia no pasan desapercibidos ya que han conseguido atraer a un gran público con una fórmula que consiste en un menú del día tanto en el almuerzo como en la cena. Sus precios podríamos decir que también tienen más de 30 años, ya que los menús y sus ricos platos son muy asequibles. Mejor reservar. 

Si quieres disfrutar de la gastronomía mediterranea muy cerquita de la plaza de Chueca, Dionisios será tu elección. Este estupendo restaurante griego es una de las opciones más populares entre los restaurantes del barrio. Platos tradicionales al más puro estilo heleno acompañado de una cerveza griega que te teletransportarán al otro lado del mediterráneo.

Para cualquiera que se acerque a Esplore y desconozca la gastronomía tradicional española, no le resultará difícil acertar con la elección pues la carta cuenta con un menú degustación que acerca los sabores de todo el país a la mesa. Otro elemento fundamental es la tienda gourmet que se encuentra en el interior del restaurante. Además, se brinda la posibilidad de degustar el producto que se compra acompañado de un fantástico vino o una de las mejores cervezas del país.

16:00 "Café o té"

Y el café lo tomamos... en Nueva York. O, lo que es lo mismo, en Diurno (San Marcos, 37), un local con un estio muy vangardista a la vez que moderno. Otra de las opciones es, un salón de té dentro de un entorno artístico; El café del jardín (San Mateo, 13) en sintonía con la vertiente romántica del Museo del Romanticismo, con una amplia variedad de cafés y tes, tartas y bollería casera dan la opción perfecta para la merienda. Y uno que no puede faltar entre nuestras sugerencias, es el Mamá Inés. Un local mítico para nuestro barrio, donde el ambiente es idóneo para charlar y conocer gente mientras se toma un cafetito.

17:00 "De compras"

¡Es la hora del shopping! Y en Chueca hay tiendas para todos los gustos. Estamos en un área comercial como pocas, donde abundan las zapaterías -las hay por todas partes- y las tiendas de moda con mucho encanto, L'Habilleur (Plaza de Chueca, 8). Para decorar la casa una dirección imprescindible es Aldaba (Belén 4) y para preparar la cena perfecta A Punto (Pelayo, 60), una tienda especializada en libros de gastronomía donde también organizan talleres de cocina. Pero si hablamos de librerías en Chueca no debemos olvidarnos de Berkana (Hortaleza, 64), la primera que abrió en Madrid con todo tipo de libros de temática gay and lesbian. Para joyerías, nos daremos un paseo por la calle Barquillo, en el número 34 encontraremos CooLook donde diseñan joyas muy creativas.

Si de moda hablamos, Árbol ofrece una cuidada selección de marcas y diseñadores nacionales e internacionales con una alta rotación de prendas en la que conviven los must have de temporada con esas piezas atemporales e imprescindibles en el fondo de armario.

19:00 "Una paradita"

Después de las compras, se impone una parada. Si hace buen tiempo no hay que pensárselo dos veces: es hora de buscar sitio en alguna de las terrazas de la plaza de Chueca. Los más golosos pueden decantarse por pedir uno de los cremosos helados de Labonata, en la misma plaza. También La cocina de San Antón nos ofrece su azotea para disfutar de un Gin Tonic dejando la ciudad a nuestros pies (Mercado de San Antón, 3ª planta). O una buena copa de champán frances en Oh délice!, que además ofrece una amplísima gama de productos franceses para disfrutar "in situ" o para llevárselo a casa.

A esta hora podremos aprovechar para ver la cartelera de dos salas de teatro alternativas del barrio ya que muchas veces tiene representaciones a esta hora de la tarde: DT Espacio Escénico (C/ Reina, 9) y Sala Azarte (C/ San Marcos, 19)

20:30 "Cena de picoteo" ó 21:30 "À table"

Estamos en uno de los barrios más desenfadados de Madrid, así que la cena también puede ser informal. ¿Qué tal unas tapas en El Buo? Sólo hay que dirigirse hasta la calle Gravina y buscar el número 4 para encontrarnos donde nos sorprenderán con su variedad en tortillas españolas, a parte de su rica carta tradicional, con una barra por la que no paran de desfilar raciones de todo tipo. También podemos dejarnos seducir por un mercado tradicional convertido en sede de tapas y pinchos; El mercado de San Ildefonso (C/ Fuencarral, 57) donde la gastronomía es el factor común entre todos los mercaderes que darán lo mejor de sí mismo para que disfrutéis de este Street Market con zona exterior que nadie debería perderse. Si no queremos vaciar mucho nuestro bolsillo, en la calle Infantas podremos obtener montañas de comida incluida en el precio de la bebida, en El Tigre (Infantas, 23 y 30) donde siguen una política de cantidad.

Para cenar en un restaurante, tendremos que esperar a las 21 de la noche y si vamos en fin de semana mejor será que reservemos. Una de nuestras sugerencias es La Carmencita; en esta Taberna abierta en 1854 (segunda más antigua de Madrid) podrás disfrutar de las tradiciones de nuestra gastronomía en un lugar, aunque renovado, con una decoración que recuerda las antiguas casas de comidas, donde se mantiene la tradición introduciendo los avances gastronómicos, en una fusión perfecta que hará de nuestra velada, algo inolvidable. Otro lugar muy recomendable y muy cerquita del anterior es Bazaar, un restaurante muy adecuado para una cena romántica o entre amigos. Con una gastronomía moderna y a la vez tradicional. Y si queremos algo más de la tierra podremos acercarnos a La cocina de San Antón, donde disfrutaremos de productos iberícos en una cocina totalmente moderna y cuidada. Este restaurante tiene dos salas una interior con una decoración muy cuidada, y la terraza donde incluso en invierno podremos disfrutar de comer al aire libre.

Para una cena más internaconal os proponemos tres opciones: La cocina del desierto (C/ Libertad, 13) para disfrutar de la gastronomía árabe, para algo más oriental encontramos El tesoro (C/Hortaleza, 19) con el más puro ambiente chino o incluso Som Thai al más puro estilo Vietnamíta.

22:00 "Un Gintonic"

Cosmopolita, noctámbula, moderna... Así es La terraza de Óscar, en la octava planta del Hotel Óscar Room Mate (Plaza de Pedro Zerolo, 12), el lugar perfecto para tomar las primeras copas, que se sirven sólo a partir de las 18:00 h (excepto lunes). Para el resto del día está su piscina, a la que se puede subir sin necesidad de ser huésped. Y para el resto de la noche, dos opciones: alojarse en el propio hotel o continuar la marcha en cualquiera de los muchísimos bares y pubs del barrio como La terraza de la ReinaQuien La Invitó?, D'Mystic, Gin Club,... 

Y si quieres seguir la fiesta... visita nuestra sección de ocio noctuno

¡Chueca te está esperando!